29
Fri, May

Por una estrategia inadecuada el GPPRI, advierte nueve riesgos de

Cámara de Diputados
Typography
En el Grupo Parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados estamos a favor de comenzar la reactivación económica, por los grandes estragos que ha causado el confinamiento en la economía familiar, pero exigimos que se haga con prudencia y responsabilidad, para evitar una afectación mayor en la salud de las y los mexicanos con una nueva ola de contagios.
En comunica se señala que el Gobierno de la República debe ser responsable, claro y cuidadoso con la estrategia de reapertura de las actividades sociales, educativas y económicas, por el bien de las familias mexicanas y para evitar un rebrote de contagios masivos de Covid-19, así como un nuevo confinamiento en los hogares, tras el anuncio “la nueva normalidad”. El GGPRI resalta que ante la estrategia presentada, se advierten nueve riesgos y así los da a conocer. UNO. Insistimos en la urgencia de realizar el mayor número de pruebas posibles de detección de Covid-19 para contar un mejor diagnóstico que identifique fuentes de contagio y evitar falsas expectativas en los hogares, empresas e instituciones. Una decisión sin fundamento técnico podría ser criminal. Es preocupante que aun cuando no se han disminuido los contagios como lo indica la OMS, se presente un plan para la reapertura sin haber “aplanado la curva”, es decir, reducir el factor de contagio. DOS. El documento presentado está muy lejos de ser un plan integral y detallado para el regreso de actividades de las instituciones, comercios y negocios locales en los municipios del país; se podría generar una percepción equivocada sobre los riesgos. No se debe transmitir a la gente la idea de que ya se resolvió el problema. TRES. Es fundamental una efectiva coordinación entre el Gobierno Federal y los Gobiernos Estatales sin partidismo ni mezquindades para alcanzar una reactivación eficiente y realista de las actividades económicas; en lugar de un deslinde de responsabilidades por parte del Gobierno Federal, que al igual que con el sector productivo, el mensaje es que los Estados y municipios se rasquen con sus propias uñas. CUATRO. Debe haber claridad sobre la metodología que se utilizará para monitorear los casos de rebrotes de la epidemia, si se regresará al método centinela o qué otro método se utilizará y cómo se tomará la decisión de volver a cerrar instalaciones por una nueva ola de contagios de Covid-19. CINCO. Se necesitan protocolos y acciones de sanitización en las empresas y fábricas, así como las medidas de prevención que se implementarán en el transporte utilizado por los trabajadores; de igual forma en los restaurantes, parques, jardines y todos los espacios públicos o de concurrencia que sean necesarios. SEIS. Tampoco es clara la estrategia en lo que implica el máximo cuidado, cuidado medio y cuidado de control para las personas vulnerables, cuáles son las actividades específicas a seguir en cada etapa del “semáforo” presentado por el Gobierno Federal. SIETE. Es preocupante que haya un desfase entre el inicio de las actividades laborales y las actividades escolares, eso pone en riesgo la seguridad de nuestras niñas, niños y adolescentes. Es urgente una estrategia que permita a los padres y madres regresar a su trabajo sin que eso deje en el abandono a los menores. OCHO. Se deben definir incentivos y facilidades que eviten la quiebra y ayuden a los micro emprendedores a enfrentar sus pasivos acumulados. Ningún programa social podrá atender a la gran cantidad de desempleados que se está generando. Demandamos medidas complementarias de contención económica, tales como créditos, ingreso vital único y seguro de desempleo, tomando como ejemplo la experiencia internacional. NUEVE. Es preocupante el alto contenido ideológico y ausencia de rigor científico y técnico en la estrategia presentada por el Gobierno Federal. Es necesario que se involucre a todos los actores a quienes impactan estas decisiones, el sector productivo, los trabajadores, las autoridades estatales y los gobiernos municipales, para que el regreso sea responsable y tenga un equilibrio entre la protección de la salud de las y los mexicanos y la urgente reactivación económica.