06
Mon, Jul

Gobierno Federal no tiene derecho de cancelar la cooperación internacional para el desarrollo: Hortensia Noroña

Cámara de Diputados
Typography
El Gobierno federal está al borde de la desesperación político-electoral, “quita dinero en áreas prioritarias de desarrollo para comprar votos en época electoral, así que, el remedio de la austeridad resultó peor que la enfermedad y mucho más caro”, afirmó la diputada Hortensia Noroña Quezada.
Al liquidar el fideicomiso del Fondo Nacional de Cooperación Internacional para el Desarrollo, la Administración del Presidente López Obrador niega a estados, municipios, universidades e instituciones de investigación, la posibilidad buscar financiamiento a proyectos de cooperación técnica, científica, en infraestructura o cultural, denunció la legisladora del Grupo Parlamentario del PRI, en la Cámara de Diputados. Noroña Quezada, diputada por el estado de Jalisco, preguntó hasta cuándo serán las ocurrencias y caprichos de quienes gobiernan, porque está en juego la viabilidad de sectores como la educación, salud, medio ambiente, cambio climático, ciencia, tecnología, economía, turismo o cultura en este país. Ninguna institución, ratificó, estará en condiciones de firmar convenios de colaboración internacional si por decreto presidencial, se violenta la Ley de Cooperación Internacional para el Desarrollo, que entró en vigor en 2011 y establece la arquitectura institucional para la coordinación, operación, registro y difusión, así como la administración y fiscalización de los recursos destinados a acciones de cooperación. El Fondo Nacional que opera actualmente, se administra mediante un fideicomiso; cuenta con un Comité Técnico y de Administración, integrado por la Secretaría de Relaciones Exteriores, la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. La legisladora alegó que no hay pretexto para más recortes en el presupuesto, tampoco hay “justificación para que los mexicanos toleren el desenfreno de recursos para el dispendio proselitista; para vivir en una dictadura que arrebata libertades, oportunidades, daña irreparablemente el presente y futuro de México”, concluyó.