26
Mon, Oct

Nueve superdelegados buscarán convertirse en candidatos a una gubernatura

Nacional
Typography

Como ha sucedido en el pasado,  y ahora no puede ser excepción , los coordinadores de Programas Integrales de Desarrollo de Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador , conocidos como delegados o superdelegados, alistan para dejar sus puestos en busca de una candidatura, aunque varios de ellos arrastran señalamientos de promoción con fines electorales, acoso sexual, corrupción y faltas administrativas en el manejo de recursos que ha llevado a la Secretaría de la Función Pública a investigarlos.

De los 32 delegados existentes por lo menos nueve delegados de la Secretaría del Bienestar están por dejar sus cargos con el objetivo de convertirse en candidatos: se trata de Pablo Amílcar Sandoval (Guerrero), Jesús Alejandro Ruiz (Baja California), Víctor Manuel Castro (Baja California Sur), Katia Meave (Campeche), Roberto Pantoja (Michoacán), Gabino Morales (San Luis Potosí), Manuel Peraza (Nayarit), Indira Vízcani (Colima) y Juan Carlos Loera (Chihuahua). 

 

De los nueve superdelegados que ya se mencionan como posibles abanderados de Morena, cinco tienen alguna acusación: promoción con fines electorales, irregularidades en el manejo de recursos y faltas administrativas al manejar de programas sociales; también se les involucra con el uso de información oficial para fines político-electorales y hasta hostigamiento y acoso sexual. 

 

En este sentido la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, informó durante su comparecencia ante la Cámara de Diputados en enero de este año que ante esa institución habían sido presentadas 102 denuncias contra exdelegados y delegados del Bienestar, de las que 24 fueron concluidas sin elementos para continuar y ocho más ya estaban en proceso de fincar responsabilidades, aunque no aclaró contra qué funcionarios sí habían procedido.

 

Uno de los superdelegados que ya renunció a su cargo es Pablo Amílcar Sandoval, quien busca la nominación de Morena a la gubernatura del estado de Guerrero. El también hermano de la secretaria de la Función Pública ha sido denunciado por uso indebido de programas sociales e incluso por la promoción de su imagen para posicionarse como candidato.

 

Luego de su renuncia Amílcar Sandoval  señaló: “Renuncié porque creo que es tiempo de hacer política con el estándar moral más alto, y eso implica separar la política de Guerrero, de la política social que encabeza el presidente. Es una convicción personal que las cosas se hagan con honestidad y transparencia”

 

En la lista de los superdelegados que se preparan para separarse de su cargo está Gabino Morales Mendoza, quien ha sido señalado de proferir amenazas, y realizar actos de hostigamiento y acoso sexual, así como por la utilización de programas sociales para posicionar su figura rumbo a las elecciones de 2021.

 

Diputados federales de Morena incluso pidieron su destitución, la cual no prosperó.

 

A unos días de que deje su cargo, ha rechazado esos señalamientos y ha vaticinado un triunfo contundente de Morena en el estado hoy gobernado por el PRI.

 

“Es inevitable ya el triunfo del pueblo de México, el movimiento está bien posicionado independientemente de cómo esté el partido (Morena)… el partido es el pueblo, no sus dirigentes, el movimiento está vivo y creemos que será un triunfo inevitable”, aseguró.

 

Juan Carlos Loera de la Rosa, el superdelegado de AMLO Chihuahua, es otro de los que alistan su salida de la Secretaría del Bienestar para contender por la gubernatura, hoy en manos del PAN. En su gestión, ha enfrentado denuncias de tráfico de influencias, nepotismo y peculado, aunque ninguna ha prosperado.

 

Las preferencias del morenista han crecido debido a que ha enfrentado al gobernador Javier Corral en el conflicto que el panista sostiene con el presidente López Obrador por la entrega de agua con Estados Unidos.

 

Otro de los delegados identificado en campaña es Alejandro Ruiz Uribe, quien no ha tenido empacho en promocionar su imagen rumbo a la gubernatura de Baja California con el programa" Domingos de colado", mediante el cual se entregan apoyos a los ciudadanos para la edificación de sus viviendas con recursos del gobierno federal.

 

“Si este gobierno habla de honestidad e integridad y quiere dirigirse como una autoridad de carácter moral, debe postular a los mejores aspirantes, entonces deberían resolver primero estos señalamientos por su desempeño como servidores públicos”, destacó Ortiz Arellano. 

 

Antes de iniciar su gobierno, López Obrador informó que desaparecería las delegaciones federales y en su lugar crearía 32 coordinaciones, las cuales concentrarían las funciones de hasta 20 delegados que había por entidad con los gobiernos anteriores.

 

Los primeros 32 coordinadores fueron dirigentes estatales de Morena (16), legisladores locales o federales (seis) y candidatos a puestos de elección popular (seis), entre ellos, cuatro a gobernador: Carlos Lomelí (Jalisco), Pablo Amílcar Sandoval (Guerrero), Delfina Gómez (Estado de México) y Joaquín Díaz Mena (Yucatán).

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS